Te has preguntado: ¿Por qué brilla la Luna?

El planeta Tierra no sería lo mismo sin el reconfortante brillo nocturno de la Luna, pero ¿Sabías que este brillo es solo una ilusión? Entonces, ¿por qué brilla la Luna?

¿Te has preguntado de dónde proviene el brillo de la Luna?

Sin duda la Luna sería un astro aburrido sin su particular brillo, pero la Luna no brilla por sí misma, ésta no tiene la capacidad de generar luz como el Sol, y es precisamente el Sol, el que le proporciona el brillo a la Luna.

La Luna brilla por que su superficie refleja la luz del sol. Y aunque en ocasiones pueda parecernos muy brillante, ésta en realidad sola refleja entre el 3 y el 12 por ciento de la luz que recibe.

El brillo que percibimos desde la Tierra depende de la ubicación de la Luna respecto a ésta. La Luna orbita alrededor de la tierra una vez cada 29,5 días y durante su viaje es iluminada por el Sol desde diversos ángulos.

Las fases lunares se deben a la iluminación del Sol sobre la Luna

Este movimiento de la Luna alrededor de la Tierra mientras simultáneamente la Tierra gira alrededor del sol, es lo que genera las diferentes fases lunares (Luna llena, cuarto creciente, cuarto menguante etc.), en cualquier punto de la órbita de la Luna, solo la mitad de su superficie está viendo de cara al sol, mientras su contraparte está en sombras.

En su punto más brillante la Luna está a 180 grados del Sol desde nuestra perspectiva en la tierra, en otras palabras, el Sol, la Tierra y la Luna se encuentra en línea recta. En este momento la luna se encuentra frente al sol por lo que la cara visible desde la Tierra se encuentra completamente iluminada y esto es lo que conocemos como Luna llena.

Por el contrario cuando hay Luna nueva, que es cuando aparentemente no hay Luna, lo que ocurre es que ésta se encuentra entre el Sol y la Tierra, por lo que la luz solar esta iluminando la parte que no vemos desde la Tierra dejando en sombras la parte visible de la Luna.

Los días antes y después de la Luna nueva vemos esa pequeña franja iluminada mientras el resto permanece en sombras pero no completamente, ya que a diferencia de la Luna nueva podemos percibir un tenue brillo en el resto de la superficie, esto es lo que los científicos llaman, “brillo de la Tierra” en la que la luz solar reflejada por la Tierra se proyecta en la Luna y luego en nuestros ojos.

Aunque el reflejo de la Luna es poco con relación a otros astros (7% en promedio) como por ejemplo la Tierra (38%), Venus (70%) o Saturno (99%) es suficiente para que en la oscuridad del cielo nocturno la Luna luzca su hermoso brillo con el que nos maravillamos cada noche.

Si te gustó ¡Compártelo!, ¡Comenta!

3 Comentarios

  1. Pero si la luna brilla debido a al movimiento de la tierra que dices que tiene alrededor del sol..¿tambien lo hace la luna?…las dos giran alrededor del sol, hay algo que no me cuadra en este tema, y pienso que el movimiento de translación en inexistente, …si asi lo creo porque todo lo que nos cuentan es MENTIRA…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here